Pocos son los hombres que saben la existencia de los orbes,
poderosas armas creadas por los dioses
terminantemente prohibidas para cualquier mortal.

Sin embargo, el aparente equilibrio pactado
entre las divinidades se ve amenazado cuando
vuelve a despertar el ser que fue más poderoso que los dioses.

En un mundo donde han regresado los
tribales rituales de sangre, los dioses se ahogan en su propia sed de poder y
los hombres se dejan engañar por sus propias mentiras,
la muerte resurge como única forma de salvación…

La última Era de los Elementales comienza
esta noche, en la que una joven amnésica despierta de un sueño olvidado para
adentrarse en otro repleto de horrores.

Maldecida por su codicia olvidada, el
lenguaje de la magia parece volverse en su contra.

Sólo los ecos de su pasado
conocen su sino; pero únicamente ella decidirá si lo alcanzará a través del
camino de la sabiduría y la fuerza… o de
la envidia y la demencia.


Ecos del pasado I: La danza del fuego

viernes, 19 de febrero de 2016

Desilusión

Nueva entrada para "Memorias", los escritos que la pluma de uno de mis personajes de "Ecos del pasado" escupe con tinta en el pálido y fino papel.




Aunque sea corto, describe la pérdida que uno sufre de sí mismo cuando ha puesto sus esperanzas en algo que terminó por no valer la pena. Aunque tenga un claro sentido romántico, es interpretable para muchas otras cosas más. 

Por lo tanto, este escrito va dedicado a todos los que, de alguna manera, hemos terminado decepcionados con la vida. 


Un enorme abrazo desde Lon'thara a mis lectores :)




Desilusión


Creí que al irte, lloraría por tu ausencia. 
Por lo mucho que te echaría de menos.
Por la necesidad de tenerte que creaste en mí. 


Sin embargo, hoy te has ido.
Y las lágrimas que derramo no son por ti. 
Sino por la vida ilusoria que había imaginado y que hoy perdí. 


Por la vida desperdiciada, las ilusiones malgastadas.
Porque siento que mi inocencia se vuelve a ir.
Y permití que me hicieras daño, te antepuse a mí.


Hoy lloro pero no por tu pérdida. 
No por tu calor que se acaba de ir.
Sino por la muerte de quien olvidé querer más que a ti.


En realidad, lloro por mí.


5 comentarios :

  1. Hola, formo parte de la iniciativa Blogs floreciendo. Ya sigo tu blog, te invito al mio :)
    www.amarcomeryleer.blogspot.mx
    Un beso :)

    ResponderEliminar
  2. En esta parte lo tengo más claro, creo que el personaje que ha escrito esto ha sido Derek o Itgard, el más joven por la perdida de una madre que no pudo conocer lo suficiente y su padre por la perdida del amor de su vida. Ambos podrían ser perfectamente los autores de esto, pero conociéndote puede que haya sido otro personaje. Tendré que esperar para saberlo :)

    ResponderEliminar